Tuesday, December 26, 2023

Los padres de la medicina

 Ancient Egyptian Medicine - Doctors in Ancient Egypt - Ancient Egyptian  Diseases
¿Por qué los médicos de la Antigua Grecia son considerados "padres de la medicina"? Yo no digo que Hipócrates y Galeno no tengan sus méritos, pero creo que su mayor mérito, para ser recordados y honrados, es simplemente que son griegos. Es decir, que para muchas cosas los griegos son sobrevalorados por la cultura occidental europea (¿eurocentrismo?). Digo esto porque dos mil años antes de que naciera Hipócrates, el egipcio Imhotep (c. 2.600 a.de C.) sentaba las bases de la medicina como ciencia al defender la idea que las enfermedades no eran un castigo de los dioses sino que ocurrían por causas naturales.

Instrumental médico

Los antiguos médicos egipcios se preparaban en escuelas llamadas "Casas de la Vida" y egresaban con especialidades que nos pueden parecer modernas como la oftalmología, la gastroenterología, la proctología, la ginecología, el tratamiento de la infertilidad y la contracepción. Los médicos trabajaban en conjunto con los farmacéuticos y recetaban medicinas como antiácidos, astringentes, laxantes, diuréticos, sedantes y antiespasmódicos, por nombrar algunos.

No se puede demostrar, pero se puede deducir, que el resultados de las cirugías practicadas por los egipcios conseguían mejores resultados que los obtenidos por la medicina europea hasta mediados del siglo XIX, puesto que mientras los antiguos cirujanos barberos de la Edad Media no entendían el concepto de asepsia (apenas se acercaban a la medicina) y lo médicos de los tiempos anteriores a Semmelweis, Pasteur y Lister incluso lo resistían, los antiguos
médicos egipcios, sin saber nada de bacterias, tenían claro que la limpieza durante el tratamiento de los pacientes, mejoraba efectivamente las tasas de curación.

Merit-Ptah, médico
 Otro detalle interesante que se puede destacar de la antigua medicina egipcia es la presencia de la mujer. En tiempos tan  lejanos como el tercer milenio a.de C. ya existían mujeres médico como Merit-Ptah e incluso se sabe que una Escuela de Medicina en el Templo de Neith en Sais, era dirigida por una mujer, tal vez Pesehet. Que la medicina podía seguir siendo ejercidas por mujeres lo demuestra el hecho que Agnodice de Atenas, en el siglo IV a.de C., al serle negada la posibilidad de ejercer la medicina, se fue a Egipto donde se sabía que las mujeres eran respetadas en ese campo.
En el mundo antiguo los médicos egipcios eran famosos por su habilidades y conocimientos, por lo que eran muy solicitados en las otras naciones. Galeno, el griego cuyo nombre llegó a ser sinónimo de médico, estudió medicina en la Escuela de Alejandría en Egipto.
Manual de ginecología

 Es verdad que en el antiguo Egipto la medicina estaba a menudo mezclada con la religión, y que junto con las medicinas se usaban encantamientos e invocaciones a diferentes dioses buscando la mejoría del paciente. Pero en el mundo actual, cinco mil años después, ¿acaso no se sigue haciendo lo mismo?

Monday, October 30, 2023

La mujer de Putifar

La mujer de Putifar (en la tradición árabe se llama Zuleica, un nombre no egipcio) es una mujer egipcia que ha sido considerada por los comentaristas hebreos y cristianos como una mujer pecadora y malvada, puesto que causó que el casto José, el de los sueños, fuese encarcelado.

Gido Reni, José y la mujer de Putifar

 Con José al cuidado de todo lo que tenía, Potifar no se cuidaba más que de comer. José era muy bien parecido y causaba buena impresión, así que después de algún tiempo la esposa de su amo se fijó en él y le dijo: –Acuéstate conmigo (Gn 39:6-7)

Al parecer el famoso José era bastante atractivo, y la mujer de Putifar no escondía su amor por él. Como sus amigas se burlaban de ella por ese amor, las invitó a su casa para que juzgaran a José por ellas mismas:

Ya vinieron a visitar todas sus amigas
Ya les dio de comer y vino bebieron
De verlo ya a José el tino perdieron
(Copla judeo-española) 






 

 

De todos modos hay quienes, como el poeta Hafez, que cantó al amor y condenaba la hipocresía religiosa, que la considera un ejemplo del profundo (y tal vez desesperado) amor de una persona por otra.

 
La mujer de su amo se enamoró de él, tanto por la belleza de su cuerpo como por sus condiciones personales; y supuso que si ella se lo dijera, podría convencerlo fácilmente de que se acostase con ella
[. . .] Sin embargo, él rechazó sus súplicas, pues no consideraba conforme a su religión ceder hasta ese punto. [...] Pero esta oposición de José, que ella no esperaba, aumentó más su amor por él; y como ella estaba ya muy apasionada, decidió realizar un segundo intento. (Flavio Josefo, Antigüedades de los Judíos
 
 
 
 Es evidente que la mujer estaba siendo muy descuidada por su marido ("Putifar no se cuidaba más que de comer"), y no debiera causar extrañeza que se enamorara del joven y apuesto empleado, como tampoco debiera causar extrañeza la reacción de una mujer despechada y humillada. ¿Qué lo que pretendía era cometer adulterio? sí, es verdad, pero ¿no fue acaso la famosa Betsabé, una adúltera? y no he visto que nadie la condene.
 
Lazzaro Baldi, José y la mujer de Putifar